Inicio > Blogs
Blogs

La gestión del riesgo, una herramienta para transparentar la actuación de los proyectos mineros

Por: Alejandro Delgado. Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín

La gestión del riesgo, una herramienta para transparentar la actuación de los proyectos mineros

La discusión sobre los efectos de proyectos mineros, que no cuentan con resultados de los estudios de factibilidad, escenarios de producción, métodos, tecnologías y alcances del proyecto, no pueden ser juzgados como benéficos o destructores para el entorno para el cual se ha provisto su aprovechamiento. Los temores alrededor de los resultados del desarrollo de proyectos extractivos y los juicios a priori sobre los efectos de los proyectos florecen en el conocimiento insuficiente de los argumentos técnicos y económicos para aproximarse a sus daños o beneficios.

Los argumentos deben proveer condiciones medibles, que permitan planear, vigilar, corregir y mejorar las actuaciones que se dan sobre un territorio por parte de los diferentes grupos de interesados; particularmente sobre el desarrollo de proyectos mineros, generador de temores entre diferentes grupos de las partes interesadas.

Una herramienta útil en la construcción de condiciones medibles son las metodologías de gestión del riesgo, las cuales identifican la totalidad del riesgo que puede generar una actividad particular, explora un conjunto de alternativas que permiten disminuirlo, y aseguran el desarrollo de los procesos en un entorno seguro. Esto se da, a partir de la identificación de las amenazas y las condiciones de exposición ante la amenaza, sobre las cuales se desarrollan planes y estrategias de respuesta.

Por esta razón, el entendimiento detallado de los factores económicos, ambientales y sociales que se dan alrededor del desarrollo de proyectos mineros, y la adaptación a las restricciones impuestas por el entorno, son esenciales en la provisión de argumentos para la toma de decisiones; además, su comunicación a los diferentes grupos de interesados, juega un papel central en el entendimiento y aceptación de los desarrollos propuestos.

Entre los tipos de riesgo[1], se define el riesgo total como la sumatoria de los riesgos identificados y  los riesgos sin identificar. Los primeros, resultan de la experiencia y el conocimiento de expertos de diferentes disciplinas, que basados en el comportamiento del entorno y el alcance de la actividad de transformación, modelan escenarios probables basados en la combinación de las acciones y actores; esto es amenaza y exposición. Los segundos, son el resultado de la incertidumbre y del desconocimiento propio del hombre, los cuales solo se identifican, una vez sucede el evento y se causan efectos no deseados sobre los entornos receptores. También se han definido los riesgos inaceptables, aceptables y los residuales, que resultan de los procesos de gestión.

En los riesgos identificados, es donde se concentra la actuación de la evaluación y gestión del riesgo. Estas actuaciones se focalizan en los conjuntos de amenazas y exposiciones, aplicando diversas estrategias de diseño, operación y protección, actúan para lograr combinaciones que generan entornos sobre los cuales es posible ejecutar proyectos de una manera segura.

Lo anterior, provee de un conjunto amplio de oportunidades para la construcción de confianza entre las partes involucradas en el desarrollo de un proyecto minero, y permite la generación de un marco de referencia que permita generar propuestas y acciones de mejoramiento, la constitución de un entorno de mayor seguridad, y se provean respuestas concretas a las preocupaciones de las diferentes partes interesadas.

Cuatro elementos de reflexión  surgen del ejercicio de la evaluación del riesgo, que pueden contribuir al desarrollo sostenible de los entornos en los cuales interviene:

  1. Identificar y publicar las preocupaciones generadas por el desarrollo de un proyecto minero, basado en los resultados de procesos de factibilidad y convergencia entre ciencia, técnica e ingeniería, en el contexto que se pretende explotar, incluyendo el conjunto de acciones de control, es un punto de referencia para conocer las expectativas y temores de los grupos de interés. Es decir, un espacio donde puedan conocerse los riesgos y plantearse las inquietudes en un contexto realista.
  2. Los riesgos son un resultado inherente de las realidades económicas e industriales. Por lo tanto su gestión, debe ser garante de buenas prácticas en los proyectos industriales, particularmente los mineros. Identificarlos, conocerlos y trabajar sobre ellos pueden consolidar una base confiable para el relacionamiento con los interesados.
  3. Transparentar los riesgos y las estrategias para su gestión, la generación de indicadores de seguimiento y la adquisición de compromisos de la compañía, pueden contribuir a mejorar las relaciones de confianza con la sociedad civil. Sus preocupaciones naturales, podrían tener respuestas en estos ejercicios de comunicación.
  4. Un entorno conocido, los escenarios posibles derivados de una actividad extractiva, las alternativas de acondicionamiento de las capacidades locales, la vigilancia y el control, son elementos que pueden potencializarse mediante la comunicación de los resultados de gestión de riesgo elaborados por las compañías y transmitido a los grupos de interesados.

[1]La definición es tomada de la referencia “Risk Management Handbook (FAA-H-8083-2) Federal aviation administration”

Tags:

Número de visitas (150)

Print